30 julio 2008

Recibimiento

Incluso un año después de separación, la descomposición siempre nos recibe con los brazos abiertos. Aunque en realidad siempre estuvo acechante, vigilante y lo que es más importante, actuante.